domingo, 18 de septiembre de 2011

Jabonero arreando de salida.


Con motivo de la nueva cabecera hay quien, ayuno de conocimientos taurinos y hostil a la Fiesta, me preguntaba sobre la existencia de un “toro blanco”. Difícilmente se puede defender aquello que no se conoce al ignorar la profusión y riqueza de pelos y pintas que ofrecen las reses bravas gracias a que el toro se cría, nos guste o no,  para ser lidiado.



"Jabonero arreando de salida"
gouache sobre cartón (21 x 29,5) de Luis López


Os puedo decir que he disfrutado mucho en cada pincelada dada a este toro “jabonero” saliendo de chiqueros. Por jabonero se entiende aquel toro de pelaje ligeramente tostado o cremoso, de coloración similar al café con leche, pero siempre con cierto matiz terroso. Se distinguen dos variedades de pelajes jaboneros: una de tonalidad más clara, que se llama jabonero claro y otra más oscura, en la que el matiz terroso aparece más marcado, y que recibe la denominación de jabonero sucio. Por último, las tonalidades jaboneras se producen por degradación del pigmento coloreador sobre pelos rojizos, que dan lugar a la coloración pajiza característica de todas las capas encuadradas en este grupo. 

(Fuente: Centro Etnográfico y Bibliográfico Virtual del Toro de Lidia)



4 comentarios:

Enrique Martín dijo...

Luis:
Insisto, me gusta mucho el camino que has iniciado. Además me gusta ese sentido dramático, que lo mismo lo da una mirada que un escorzo del toro.
Un abrazo

Chagua dijo...

Muy interesante esa abstracción aislando al toro de todo, mostrándolo con todo su vigor y energía.
Saludos.

Tercio de Pinceles dijo...

Querido Enrique,

gracias por tu comentario. Nada que añadir pues creo que has captado la intención del gouache: fuerza y dramatismo.

Un abrazo,


Luis

Tercio de Pinceles dijo...

Estimado Chagua,

lo primero de todo bienvenido a "Tercio de Pinceles". Siempre que hay comentarios a los "post" me alegra mucho y celebro que haya nuevos amigos que se acerquen a esta bitácora.

Me encanta que des el valor que merece la abstracción sin fondo de la obra. Es algo en lo que estoy investigando sin ánimo de agotar la fórmula. Seguiré en ello en parte gracias a vosotros.

Un saludo,


Luis